Prudencia

Las leyes ayudan a proteger a los niños en lo que respecta a compartir demasiada información en línea. Pero los niños pueden hacer más para mantenerse seguros cuando usan los teléfonos celulares, las computadoras, las tabletas y otros dispositivos.

Mar 29, 2013 | Por Kelli Plasket

Para muchos niños, la Internet está al alcance de sus manos.  Desde las computadoras portátiles, las tabletas, los teléfonos inteligentes y los sistemas de juego, tienen una red de información y entretenimiento abierta para ellos. Según un nuevo informe de Pew Research Center, aproximadamente tres de cuatro niños de 12 a 13 años acceden a Internet usando un dispositivo móvil, al menos ocasionalmente. Muchos niños más jóvenes también están conectados en línea. ¿Pero los usuarios de Internet están siendo suficientemente prudentes?

Julian Zeitlinger, de 9 años, de Wood-Ridge, New Jersey, usa su iPod Touch y su computadora portátil para mirar videos en YouTube y jugar a juegos. Para mantenerlo seguro cuando está conectado en línea, sus padres controlan su uso de la Web y hablan con él acerca de la seguridad en Internet. “Consulto a mis padres si veo algo sospechoso”, dice Julian.

Los dispositivos móviles ofrecen más maneras que nunca para compartir información personal. Estos datos pueden ser peligrosos si caen en las manos equivocadas. En 2010, en un estudio de la compañía de seguridad Norton se descubrió que el 62% de los niños de 8 a 17 años de edad ha tenido una experiencia negativa en línea.

La Regla de Privacidad

¿Alguna vez has tenido que tipear la dirección de correo electrónico de tu madre o de tu padre al ingresar a un sitio Web?  Esa red de seguridad está allí debido a la Ley de Protección de la Privacidad en Línea de los Niños (COPPA). Según la ley, los sitios para los niños menores de 13 años no pueden obtener información personal, como el número de teléfono o el nombre completo, sin la autorización de la madre o el padre.

En el próximo mes de julio, la Comisión Federal de Comercio (FTC) actualizará COPPA por primera vez desde que fue creada en 1998 cuando YouTube y los teléfonos inteligentes todavía no existían. “La naturaleza de la manera en que los niños se conectan en línea ha cambiado”, dijo el abogado de FTC Phyllis Marcus a TFK.

Cuando los cambios entren en vigencia, COPPA los aplicará a los dispositivos móviles y a las más nuevas formas de publicidad. Se expandirá a lo que se conozca como “información personal”, para incluir videos, fotografías y servicios que indican la ubicación del usuario. La actualización también tiene el objetivo de mejorar las maneras en que se notifica a los padres acerca de las políticas de privacidad.

COPPA no cubre todo lo malo que puede suceder al estar conectado en línea. Por ese motivo, es necesario que los niños y los padres sepan con qué tener cuidado y que se detengan a pensar antes de compartir información en línea.

“Existe una idea falsa de que si un sitio sigue la COPPA y se obtiene el consentimiento de los padres es totalmente segura”, dice el experto en privacidad Shai Samet.  Él dirige kidSAFE, que chequea las características de seguridad, por ejemplo si se monitorea un ambiente de chat.  Si el sitio cumple con los estándares de kidSAFE, obtiene un sello de aprobación.

El hermano de Julian, Josh, de 14 años, es miembro de Teenangels. Sus voluntarios se capacitados por WiredSafety, un grupo de seguridad de la información en línea. Teenangels difunde la manera en que uno puede estar seguro al conectarse en línea. “Julian ha estado expuesto a Internet cuando era mucho más pequeño que yo”, dice Josh. “Es importante que los niños sepan que Internet es un inmenso recurso, pero también puede ser abusado si uno no es cuidadoso".